Cincuenta y cuatro Canciones Españolas del siglo XVI: Cancionero de Uppsala

Cincuenta y cuatro Canciones Españolas del siglo XVI: Cancionero de Uppsala

Author:
Unknown
Author:
Unknown
Format:
epub
language:
Spanish

%title插图%num
Author: Mitjana, Rafael, 1869-1921
Ballads
Spanish
Villancicos (Music)
Folk songs
Cincuenta y cuatro Canciones Españolas del siglo XVI: Cancionero de Uppsala
Nota del Transcriptor
Este libro ha sido reproducido con los errores de ortografía, y ortografía antigua tal y como aparecen en el texto original. Errores obvios de imprenta han sido corregidos. La letra “j” se usa varias veces en la letra de las canciones con dos puntos (diéresis). La letra “jota con diéresis” se muestra como “[:j]”.


CINCUENTA Y CUATRO
CANCIONES ESPAÑOLAS
DEL SIGLO XVI

CANCIONERO DE UPPSALA
AHORA DE NUEVO PUBLICADAS, ACOMPAÑADAS DE NOTAS Y COMENTARIOS
POR
D. RAFAEL MITJANA

UPPSALA
A.-B. AKADEMISKA BOKFÖRLAGET


DEPÒSITO PARA ESPAÑA: LIBRERIA DE ENRIQUE RIVAS, MÀLAGA


UPPSALA
IMPRENTA DE ALMQVIST & WIKSELL
1909


AL Sr. D. ERIK SCHÖNE STAAFF,
Profesor de Lenguas y Literaturas romances en la Real Universidad de Uppsala.

Mi querido amigo: Muy grato placer es para mi encargarme de conmemorar con la publicaciòn del presente trabajo, el solemne acto de su toma de poseciòn de la Càtedra de Lenguas y Literaturas romances, en la venerable Alma Mater uppsaliensis, à la que me ligan tan grandes y estrechos vínculos de afecto.
Dicha solemnidad viene à coronar una carrera, si no larga por fortuna, muy brillante, durante la cual ha logrado Vd. dejar impresas las huellas de su preclaro talento y no vulgar erudicion, en el ancho y dilatado territorio de los estudios hispànicos. Yo amante como el primero de las letras y las artes de mi patria, el mejor patrimonio que queda de la ilustre raza à que pertenezco, hubiera sentido no aportarle con motivo de tan fausto suceso, un testimonio de gratitud y de amistad.
Por eso he creido oportuno reimprimir à casi cuatro siglos de distancia, los textos poèticos del peregrino Cancionero, hasta hoy desconocido, por mi descubierto en la Biblioteca Carolina. En la colecciòn hallará Vd. representadas todas las lenguas que se hablan en la Península Ibèrica, castellano, galaïco-portuguès y catalan, y es posible que suministre à Vd. campo donde espigar esas observaciones filològicas, que tan atinadamente ha formulado en sus precedentes trabajos.
Cumplo asi pues una deuda de gratitud para con el erudito autor de l’Etude sur l’ancien dialecte Léonais, sàbio comentador de Gonzalo Garcia de Santa Maria; y aprovecho la oportunidad, para renovar al amigo cariñoso que tanto y tan eficazmente ha contribuido à hacerme agradable mi residencia en Suecia, la seguridad de mi consideraciòn y aprecio.
Suyo afmo S. y A.
Q. L. B. L. M.

Rafael Mitjana.
Uppsala, 30 de Enero de 1909.


INTRODUCCIÒN.

En una de mis visitas à la Biblioteca de la Universidad de Uppsala, tuve la singular fortuna de tropezar con un rarísimo volumen de mùsica española, que hasta el presente ha escapado à las investigaciones y pesquisas de los mas diligentes bibliògrafos. Dicha colecciòn de Villancicos, que me atreverè à llamar Cancionero de Uppsala, merece en mi entender una descripciòn detallada y exacta, por tratarse quizàs, y sin quizàs, de un ejemplar probablemente ùnico—pues no existe à ciencia cierta en las grandes Bibliotecas de Paris, Viena, Munich, Berlin, Londres y Madrid—y por ser un verdadero dechado de mùsica profana española, sin duda alguna, la mas antigua colecciòn impresa que nos sea conocida.
He aqui pues su señalamiento bibliogràfico:

Villancicos | De diuersos Autores, à dos | y à tres, y à
quatro, | y à cinco bozes, | agora nueuamente | corregidos. Ay
mas | ocho tonos de Canto llano, y ocho tonos de | Canto de Or-
gano para que puedam, | Aprouechar los que, A can | tar comen-
çaren. (Viñeta: Un angel volante que apoya el piè derecho sobre
una rueda alada, y lleua en la mano diestra una llama y en la
siniestra una trompeta.) Venetiis | Apud Hieronymum Scotum.
| MDLVI. |—(Vèase la reproduccion.)

Peqº. in-4º. de LXIII fol. numerados por una sola cara.
Contiene este precioso libro hasta cincuenta y cuatro canciones: 12 respectivamente, à dos, tres y cuatro voces, y seis à cinco, con textos sobre temas amorosos y picarescos; las 12 composiciones que faltan para completar el total, son Villancicos de Nauidad, diez à cuatro voces, y dos à tres. La mayor parte de la poesias son castellanas, salvo cuatro (nros 23, 24, 35 y 45) catalanas y dos (nros 9 y 54) galaïco-portuguesas.
Respecto à la mùsica, que no lleva ninguna indicaciòn de autor, bien se echa de ver que es de muy distintas manos. Una sola cancion—nro 49,—ostenta al frente el nombre de Nicolàs Gombert, famoso compositor flamenco, natural de Brujas, que permaneciò al servicio de Carlos V, desde 1520 hasta 1533, desempeñando durante los cuatro ùltimos años de dicho periodo, el puesto de maestro de infantes de coro en la Capilla Real de Toledo. Esta indicaciòn excepcional me parece demostrar que las obras restantes son debidas á mùsicos españoles y tan populares entre los aficionados, que todo el mundo conocia los nombres de sus autores.
A simple vista se nota la diferencia entre el madrigal de Gombert, de estilo sentimental y florido, con la casi totalidad de las canciones del volumen, inspiradas en su mayor parte en el mas puro gusto popular, y que denotan por su caracter, marcadamente nacional, proceder del mismo grupo de compositores cuyas admirables creaciones pueden verse en el tan notable Cancionero de los Siglos XV y XVI, publicado por el benemèrito Barbieri. En mi opinion las obras que figuran en el Cancionero de Uppsala son debidas à los muchos y muy notables maestros españoles que residieron en Italia, sobre todo en la corte pontificia, durante la primera mitad de la dècima sexta centuria. Entre ellos se cuentan nombres tan gloriosos como los de Juan del Enzina, Cristobal de Morales, Francisco Peñalosa, Bartolomé Escobedo, Pedro Ordoñez, Antonio Calasanz, y tantos otros que seria prolijo citar.


VILLANCICOS
De diuersos Autores, a dos,
Y A TRES, Y A QVATRO,
Y A CINCO BOZES,

AGORA NVEVAMENTE
CORREGIDOS. AY MAS

ocho tonos de Canto llano, y ocho tonos de
Canto de Organo para que puedam,
A prouechar los que, A cantar
comencaren
.

VENETIIS,
Apud Hieronymum Scotum.


MDLVI.


Para mi es indudable que algunas de las canciones que à continuacion pueden leerse y cuyo texto es indiscutiblemente de Juan del Enzina, fueron tambien puestas en mùsica por aquel fecundo ingenio. Otras, y esto aumenta el ìnterès del Cancionero de Uppsala, me parecen ser los originales de algunas de las canciones transcritas para vihuela que se hallan en el rico tesoro de nuestros libros de cifra, lo que viene à confirmar su popularidad. Una nota marginal manuscrita, al Villancico nro 36, indica que figura asimismo en la Silva de Sirenas de Anrriquez de Valderràuano. Pero no me extiendo mas en consideraciones inoportunas en este lugar, puesto que el lector curioso podrà ver mis observaciones en las notas y comentarios que siguen al texto.
Únicamente añadirè antes de terminar, que los compositores de esta série de Villancicos, dieron pruebas de muy buen gusto al elegir las poesias que habian de poner en mùsica; casi todas ellas son lindìsìmas, à veces rebosando sentimiento, à veces llenas de agudeza y sal àtica, en una palabra, dignas en verdad del gran florecimiento literario y artìstico que se iniciò en España durante el reinado de los Reyes Catòlicos. No me he permitido alterar para nada el texto original, reproduciendo su peculiar ortografia y hasta sus italianismos, y hecha esta declaraciòn en descargo de mi conciencia, vea el lector por si mismo, si tengo razon bastante para elogiar el exquisito sentido literario de lo anònimos maestros, á quienes debemos el precioso ramillete de flores del ingenio español, que forman el Cancionero de Uppsala.


PRIMERA PARTE

TEXTO.


I.

Como puedo yo biuir
Si el remedio tras que ando,
No tiene como ni quando.

El como no puede auello
Quando no sa d’ esperar,
Mas ay siempre en mi pesar
Quando y como padecello;
Como podrè sostenello,
Si el remedio tras que ando,
No tiene como ni quando.

II.

Y dezid Serranicas, hè
Deste mal si morirè.

Por qu’ el remedio y mi mal
Nascen de una causa tal,
Que me hazen inmortal,
Por do morir no podrè.
Deste mal si morirè.

Que de uer la Serranica
Tan gratiosa y tan bonica,
Mi dolor me certifica
Que jamas no sanarè:
Deste mal si morirè.

III.

¿Dime robadora
Que te mereci?
¿Que ganas agora?
¡Que muera por ti!
Yo siempre siruiendo,
Tu siempre oluidando;
Yo siempre muriendo,
Tu siempre matando.
Yo soy quien t’ adora,
Y tu contra mi;
¿Que ganas agora?
¡Que muera por ti!

IV.

No soy yo quien ueis biuir,
No soy yo,
Sombra soy de quien muriò.

Señora ya no soy yo
Quien gozaua uestra gloria,
Ya es perdida mi memoria,
Que en el otro mundo està
El que fuè uestro y serà;
No soy yo,
Sombra soy de quien muriò.

V.

No me los amuestres mas,
Que me mataràs.

Son tan lindos y tan bellos
Que à todos matas con ellos;
Y aunque yo muero por vellos,
No me los amuestres mas,
Que me mataràs.

VI.

Yèndome y uiniendo
Me fui namorando,
Una uez rïendo
Y otra uez llorando.

Yo estaua sin ueros
De amor descuydado,
Mas en conoceros
Me vi namorado,
Nunca mi cuidado
Se ua moderando,
Una uez rïendo
Y otra uez llorando.

Sentì gran tormento
De uerme perdido,
Mas estoy contento
Pues por uos a sido,
El mal es crecido
Y à d’ irse passando;
Una uez rïendo
Y otra uez llorando.

Otro mayor mal
Me tiene ya muerto,
Es tal que por cierto
No tiene su ygual,
Tièneme ya tal
Que me ua acabando,
Uua uez rïendo
Y otra uez llorando.

VII.

No tienen uado mis males
¿Que harè?
Que passar no los podrè.

Es imposible passallos
Males que no tienen medio,
Pues para tener remedio,
El remedio es no curallos.
Mi descanso es desseallos
Porque sè,
Que passar no los podrè.

(Juan del Enzina.)

VIII.

Andaràn siempre mis ojos
Por la gloria en que se uieron
Llorando, pues la perdieron
Lloraràn en contemplar
Que el tiempo que la gozauan,
Quanto de plazer llorauan,
Tanto lloran de pesar.
Sea tanto su llorar
Por el bien en que se uieron,
Que çieguen pues le perdieron.

(Gabriel Mena, el mùsico?)

IX.

Mal se cura muyto mal,
Mas en poco cando tura
Muyto mas peor se cura.

En muyto mal cando ueñ
Non pode muyto turar,
Porque tenen d’ acabar
Muyto presto a queyn lo teyn.
Acabar es grande beyn
Poys en poco cando tura
Muyto mas peor se tura.

X.

Para uerme con uentura
Que me dexe conquerella.
Mas uale biuir sin ella.

El que nunca sintiò gloria
No siente tanto la pena,
Como el que se uiò en uictoria
Y despues està en cadena.
Alcanzar uictoria buena
Y al mejor tiempo perdella,
Mas uale biuir sin ella.

(Juan del Enzina.)

XI.

Un dolor tengo en ell’ alma,
No saldrà sin qu’ ella salga.

Que no s’ a de presumir
Siendo el mal de tal manera,
Qu’ el dolor pueda salir
Sin que salga ella primera,
Y aunque la razon me ualga,
No saldrà sin qu’ ella salga.

XII.

Que todos se passan en flores,
Mis amores.

Las flores que an nascido
Del tiempo que os he servido,
Derribolas uestro oluido
Y disfauores.
Que todo se passan en flores,
Mis amores.

XIII.

Si n’ os huuiera mirado
No penara,
Pero tampoco os mirara.

Veros harto mal a sido,
Mas no ueros peor fuera,
No quedara tan perdido,
Pero mucho mas perdiera,
Que uiera aquel que n’ os uiera,
No penara
Pero tampoco os mirara.

XIV.

Si la noche haze escura
Y tan corto es el camino,
¿Como no uenis, amigo?

La media noche es pasada
Y el que me pena no uiene;
Mi desdicha lo detiene,
¡Que nasçi tan desdichada!
Hàzeme biuir penada
Y muéstraseme enemigo.
¿Como no uenis, amigo?

XV.

Desposastes os, Señora,
Solo por de mi os quitar.
Casareys y habreys pesar.

Pues que tan mal galardon
A los mis seruiçios distes,
Que pagueis lo que hezistes,
Es lo que lleua razon.
Vuestro brauo corazon
Ya esta en tiempo de amansar,
Casareys y habreys pesar.

XVI.

Desdeñado soy de amor,
Guàrdeos Dios de tal dolor.
Desdeñado y mal querido
Mal tratado y aborrecido,
Del tiempo que os he seruido
No tengo ningun fauor;
Guàrdeos Dios de tal dolor.

XVII.

(Igual al nro IV.)

XVIII.

Vésame y abràçame
Marido mio,
Y daros en la mañana
Camisòn limpio.
Yo nunca ui hombre
Biuo estar tan muerto,
Ni hazer el dormido
Estando despierto.
Andad marido alerta
Y tened brio,
Y daros en la mañana,
Camisòn limpio.

XIX.

Alta estaua la peña,
Naçe la malua en ella.

Alta estaua la peña
Riberas del rio,
Nace la malva en ella.
Y el trevol florido.

XX.

(Igual al nro III.)

XXI.

Alça la niña los o[:j]os
No para todos.
Alçalos por [:j]ubileo,
Por matarnos de deseo,
Que la fiesta segun ueo
No es para todos.

XXII.

Ay de mi qu’ en tierra agena
Me ueo sin alegria,
Quando me uerè en la mia.

Y no por estar ausente
De mi tierra es el pesar,
Mas por no poder estar

Download This eBook
This book is available for free download!

评论

普人特福的博客cnzz&51la for wordpress,cnzz for wordpress,51la for wordpress
Cincuenta y cuatro Canciones Españolas del siglo XVI: Cancionero de Uppsala
Free Download
Free Book